­

Curiosidades en la Biblioteca Negra

¿Le hemos puesto nombre al inefable Detective Loco de Eduardo Mendoza?
El primer detective de la literatura apareció en 1841, en un relato que es considerado como el inicio del género policíaco.
En 1951 Dashiell Hammett fue condenado a seis meses de cárcel por negarse a responder sobre su pertenencia al Partido Comunista ante el Comité de Actividades Antiamericanas del senador McCarty.
Fue atracador de bancos en los años ochenta y noventa. Politoxicómano desde los 16, consiguió desengancharse tras pasar varios lustros en la Cárcel Modelo. Ahora trabaja como guardaespaldas de artistas y futbolistas.
A pesar de ser uno de los títulos pioneros del género negro, con su detective rocoso y su femme fatale, su realismo sórdido y su corrosiva carga contra la corrupción, nunca ha sido llevada al cine.
¿Cometió Sir Arthur Conan Doyle el crimen perfecto?
Un club creado por los autores del género para identificar el "juego limpio" en las novelas policíacas.
En los años treinta, las películas, aún en blanco y negro, de policías y gangsters fueron encuadradas dentro de un género que recibió el apelativo de cine negro. El color aludía metafóricamente al pesimismo de una sociedad estadounidense que asistía perpleja a la corrupción de las más altas instancias sociales.
En diciembre de 1926 la famosa autora de novelas policíacas desapareció misteriosamente durante tres semanas.
Una noche de octubre de 1976, en Padua, Maximo Carlotto con apenas 19 años, oyó un grito en el portal de la vivienda de su hermana; cuando entró se encontró detrás de la puerta a una mujer, Margherita Magello de 25 años y a la que habían apuñalado repetidamente. Asustado y nervioso, Massimo tocó el cuerpo y huyo. Cuando se presentó a declarar ante los Carabinieri, fue inmediatamente detenido debido a su militancia en un grupo de extrema izquierda. Su caso es único. El más largo en la historia de Italia y el más kafkiano