­

Entrevista a Craig Russell, autor de "Miedo a las aguas oscuras"

Entrevista a: 
Russell, Craig
Fecha: 
10/07/2014

En esta entrevista con el autor de Miedo a las aguas oscuras hemos hablado sobre diversos temas relacionados con su novela, como son los crímenes que se valen de Internet como medio, las sectas acaparadoras o por qué Hamburgo es un excelente escenario para la novela negra; además de comentar por qué le gusta tanto la Semana Negra de Gijón.

¿Qué le llevó a escribir Miedo a las aguas oscuras?
El lado oscuro de nuestra sociedad. Existe una amenaza y misterio en lo que está sucediendo con las nuevas tecnologías, y nuestra necesidad de creer en algo ha llevado a algunos hechos preocupantes. El surgimiento de las sectas dañinas es una de ellas. Estos “mini-estados totalitarios” y de la mentalidad que hay detrás de ellos es algo que realmente quería explorar en un thriller. Personalmente, yo los encuentro amenazantes y oscuros, perfectos para un thriller.

Desde una perspectiva sociológica, estoy fascinado por el fenómeno de las sectas y de cómo la gente puede llegar a estar tan incondicionalmente comprometida con una idea, o la encarnación de una idea en la forma de un líder, que pierden todo sentido de individualidad. El culto en Miedo a las aguas oscuras exige a sus miembros no sólo que entreguen su individualidad, sino también su humanidad.

Las sectas, por su propia naturaleza, son exclusivas y cerradas, lo que les da un enfoque ideal para una novela negra. Pero también quería hacer de Miedo a las aguas oscuras una novela sobre la tasa constante de aceleración de los avances tecnológicos que estamos viviendo y los temas del transhumanismo y el aspecto casi religioso de las formas más extremas de ambientalismo.

¿Por qué ha escogido este título para su libro?
La talasofobia es una verdadera fobia: el miedo a la oscuridad del agua donde el fondo no se puede ver. Es realmente más un miedo a lo desconocido y a lo invisible más que de la propia agua. El miedo a la oscuridad del agua parecía una metáfora perfecta de nuestro miedo a nosotros mismos, de lo más profundo dentro de nosotros y de lo que podríamos llegar a ser.

¿Cómo definiría al comisario Jan Fabel?
Jan Fabel es, en muchos sentidos, un hombre común haciendo un trabajo extraordinario. Quería evitar los clichés del policía cuasi-alcohólico/deprimido con una cadena de relaciones fallidas. Fabel se encuentra en una relación feliz, es un padre comprometido con su hija y se preocupa profundamente por la gente de su equipo. Él es inteligente, perspicaz y educado. Fabel es un personaje empático que realmente se preocupa por las víctimas de asesinato y las familias que quedaron atrás. Él tiene un fuerte concepto del deber.

Lo único que le causa estrés es ver tanto dolor y sufrimiento; y esto se manifiesta en pesadillas frecuentes.

¿Cómo ha ido evolucionando a lo largo de las seis novelas?
Fabel siempre veía a sí mismo como el "policía accidental". Empezó como un estudiante de historia talentoso y vio su futuro en el mundo académico. Sin embargo, el asesinato de su novia cuando aún estaba en la universidad le desvió a una carrera como policía. Se obsesionó con tratar de comprender por qué la gente se mata.

Su formación, sin embargo, significa que se ve en cada caso como una “historia”, una cronología de un antes, un durante y un después. Y utiliza sus habilidades de historiador para desentrañar esta historia.

A lo largo de la serie, Fabel siempre ha pensado que no pertenecía plenamente a la policía. La principal evolución de su personaje, creo yo, es la conciencia de que él es un policía natural; que ser un detective de asesinato en realidad es exactamente lo que está hecho para ser.

¿Es Hamburgo un buen escenario para la novela negra?
¡Es perfecto! Es la ciudad más rica de Alemania, pero tiene una dualidad en total: dispone de las villas de los ricos de todo el Alster y en Blankenese, y tiene espacios degradados en torno a las Reeperbahn. También tiene los negocios más vanguardistas, impulsado por HafenCity y la extremadamente liberal (casi anarquista) Schanzenviertel.

Es también un importante puerto, lo que significa que tiene todas las nacionalidades y todos los tipos de comercio, tanto legales como ilegales. Es una transitoriedad que se presta a la delincuencia y el thriller de ficción. Y, por supuesto, está la famosa parte de mala muerte de la ciudad. ¡Todo lo que un escritor de novela negra necesita!

Además, me encanta Hamburgo.

¿El retrato que hace de la policía de Hamburgo está basado completamente en la realidad?
Mi investigación ha sido muy extensa. Obviamente me he tomado libertades con algunos hechos (pero no muchos). Pero yo estaba abrumado cuando la Polizei Hamburg me otorgó el Polizeistern (Estrella de Policía). Fue un gran honor: soy el único no alemán al que se la han expedido. Me dijeron que era porque yo había retratado con muchísima exactitud la Polizei Hamburg a todo el mundo.

¿Cómo ayuda internet a cometer crímenes?
El Internet no es realmente una herramienta para la vida moderna: es una segunda realidad puesta sobre nuestra propia realidad. Permite a las personas moverse de ciudad en ciudad, de identidad en identidad, en una fracción de segundos. Puedes entrar en la casa de alguien, en su vida, como un fantasma sin sustancia.

El primer gran crimen cibernético fue un virus informático masivo enviado hace quince años. Incluso entonces golpeó 45 millones de usuarios de computadoras. En la actualidad hay 2 mil millones de usuarios de Internet en todo el mundo. Intercambiamos 300 mil millones de correos electrónicos cada día. Hoy en día, a nivel mundial, la ciberdelincuencia cuesta 423 millones de dólares. Me temo que la delincuencia informática y cibernética contra el terrorismo y el espionaje cibernético está aquí para quedarse.

¿Y a combatirlos?
Internet es una herramienta de enorme utilidad para la conexión de los organismos encargados de hacer cumplir la ley en todo el mundo. Es también un foro en el que los criminales y los terroristas pueden ser vigilados y controlados. Además, ahora estamos asistiendo al nacimiento de un nuevo tipo de detective: el Cybercop (ciberpolicía). Estos expertos en tecnología de aplicación de la ley habitan el mismo mundo y hablan la misma lengua que los expertos en tecnología utilizados por el crimen organizado. También pueden descubrir un rastro dejado por los delincuentes sexuales y otros que han creído hacerse invisibles y anónimos en la red.

¿Su opinión acerca de las sectas que exigen a sus adeptos darles todas sus posesiones difiere de la de Jan Fabel o es muy parecida?
Muy similar. Soy muy conocido por mis puntos de vista sobre la libertad personal y la libertad del individuo. Detesto todas las instituciones ya sean políticas, sociales, religiosas o ideológicas que buscan controlar y explotar a sus seguidores.

¿Cómo puede la realidad virtual ayudar a la gente?
Apenas estamos empezando a ver el potencial de la realidad virtual y cómo se podría mejorar la calidad de vida de las personas que sufren de una variedad de enfermedades. Además, tiene un enorme valor al permitir que los profesionales entrenen con seguridad para trabajar en situaciones o ambientes peligrosos.

Sin embargo, me preocupa el uso excesivo de la realidad virtual en el entretenimiento. Siempre existe el peligro por parte de las personas vulnerables dejar de distinguir lo virtual de lo que es la realidad "real".

En la novela hay mucha controversia en relación a las actividades de los ecologistas y en los medios que usan para conseguir sus fines. ¿Qué línea de actuación les sería más útil para conseguir sus objetivos?

Esa es una pregunta muy, muy difícil. Realmente entiendo la frustración de algunos ecologistas cuando se enfrentan con tal desprecio, sobre todo por parte de las grandes empresas, por los daños causados al planeta. Es la dificultad para transmitir su mensaje lo que lleva a algunos al extremismo.

En mi opinión, el enfoque más eficaz para sus acciones es informar y educar: mostrar a la gente cómo lo mejor para todos es preocuparse por el medio ambiente. También podrían presionar a los gobiernos para que aprueben leyes ambientales estrictas y exhortar a las empresas a ajustarse a ellas.

¿Qué espera aportar a la "Semana Negra de Gijón 2014"?
Es un verdadero honor haber sido invitado a la Semana Negra, por segunda vez. Espero que mi punto de vista sobre la escritura de la delincuencia y el thriller de ficción sea de interés para el público de Gijón. También puedo dar una idea de las diferencias y similitudes entre las culturas literarias de Escocia y Asturias. Estoy fascinado por las cosas que unen a las personas en lugar de dividirlas, en particular los vínculos culturales y genéticos. Existe un vínculo cultural y étnico muy fuerte (pero a menudo olvidado) entre los escoceses, los irlandeses y esta parte de España. Se oye en la música y se ve en la gente.

¿Conoce algo de la novela negra española?
No lo suficiente. Desafortunadamente, pocas de estas novelas se traducen al inglés y me parece que esto es muy frustrante. Hay una gran cantidad de autores que me gustaría leer: Raúl Argemí, por ejemplo, y por supuesto, Paco Ignacio Taibo. Por esta razón, y porque me encanta venir a España y hablar de libros, he estado aprendiendo español durante los últimos seis meses. Mi español es todavía muy básico y sin duda no lo suficiente para hacer entrevistas aún, pero estoy deseando que llegue el momento en que sea capaz de leer a estos autores en su propio idioma.

¿La serie de novelas de Jan Fabel va a continuar?
Estoy escribiendo una en estos momentos. Se llama “Los fantasmas de Altona” y tiene tal vez el comienzo más dramático de todas las novelas de Jan Fabel.