­

Nesbo asegura que el policía Harry Hole “ha emprendido un viaje hacia el lado oscuro”

Entrevista a: 
Nesbø, Jo
Fecha: 
21/10/2014

Barcelona (España), 21 oct (EFE).- El escritor noruego Jo Nesbo, que acaba de publicar en España su última novela, “El leopardo”, un nuevo caso de su investigador Harry Hole, considera que su protagonista “ha emprendido un viaje hacia el lado oscuro”.

Superventas en todos los países donde edita, Nesbo se aleja de la corriente de novela negra escandinava, como él mismo reconoce en una entrevista a Efe: “Escribo más en la tradición de escritores americanos que en la de los nórdicos y además he sido un lector de libros durante toda mi vida, pero seguramente lo que me ha fascinado más han sido los grandes narradores de historias”.

De la influencia de cuentacuentos como John Irving, Mark Twain, Ernest Hemingway o el historietista Frank Miller ha salido el inicio trepidante de “El leopardo” (Roja y Negra), que utiliza todos los ardides para “captar la atención del lector”.

“Aunque soy un pésimo vendedor, esas primeras páginas sirven para prometer una gran historia”, admite Nesbo, que creció en un ambiente familiar de grandes narradores de historias que “te atrapaban desde la primera frase y en las que venían a decirte que lo que sucedería no era necesariamente lo que ibas a ver”.

Ya en “Némesis” había una primera escena, recuerda Nesbo, en la que parecía que Harry Hole estaba sentado y desatendía el atraco de un banco mientras atendía un teléfono, y “en realidad estaba en su casa contestando el teléfono, mientras veía el vídeo de un atraco. Es la manera de decirle al lector que lea atentamente, porque el escritor, sin mentir ni ser injusto, intentará manipularle”.

Tocado por el anterior caso, que le obligó a abandonar Oslo y el cuerpo policial, Harry Hole se enfrenta en “El leopardo” a un asesino en serie que ha matado a varias mujeres de forma cruel utilizando un terrorífico instrumento de tortura, la Manzana de Leopoldo, “cuyo funcionamiento es similar al de los alienígenas, salen de tu pecho y te revientan desde dentro”.

En esta nueva novela, el lector encuentra a un Harry que se “va cayendo a pedazos tanto física como mentalmente, como si fuera el protagonista de una tragedia”.

Sin querer caer en el pesimismo, el autor noruego advierte a sus lectores que “también hay atisbos de esperanza y buenos momentos, pero Harry no tendrá una vida eterna ni como persona ni como personaje de ficción”, repone un tanto misterioso.

Nesbo sólo puede asegurar que, como mínimo, hay dos novelas más escritas y publicadas ya en Noruega, pero “Harry no se va a jubilar pacíficamente”.

Asegura Nesbo que Harry Hole no es su álter ego, pero se sorprende de la cantidad de cosas propias que tiene su personaje: “He utilizado a Harry como parte de mí, porque, cuando escribes sobre un personaje principal durante tanto tiempo, es inevitable utilizar ciertas cosas o compartir valores básicos como el sentido del humor o los gustos musicales, literarios y cinematográficos”.

“El leopardo” es, a decir de Nesbo, “una novela muy dramática, en el sentido de que cambia mucho, de que tiene muchos colores distintos y además trata de situaciones personales muy extremas y con personalidades también muy extremas, y eso exigía contrastes de paisajes como el Congo volcánico, el desierto ártico o Hong Kong”.

Precisamente, en el proceso de documentación previo a la escritura Nesbo viajó al Congo dentro de una misión de Naciones Unidas para hacer un documental sobre los campos de refugiados y dejó la ciudad de Goma cinco días antes de que entrara la guerrilla.

Sobre la colaboradora de Hole, la inteligente y atractiva policía Kaja Solness, Jo Nesbo asegura que “ella es seguramente el tipo de mujer de la que Harry podría enamorarse”.

Su apellido proviene de un personaje de Ibsen, pero tanto la de su libro como la de Ibsen son “mujeres que guardan secretos”, y por ello Nesbo recuerda que “no siempre las cosas son lo que parecen”.

El protagonista de la serie negra de Nesbo seguirá cambiando, promete el autor, y “evolucionando en un viaje hacia el lado oscuro”.

“Todos confiamos en Harry desde una perspectiva moral, aunque no sea perfecto y cometa errores; le vemos, en el fondo, como un buen hombre”, señala el escritor noruego, para quien lo interesante es hacer que el lector acepte determinados comportamientos o, como mínimo, los entienda.

Nesbo ya lanzó este desafío al lector de “El redentor”, cuando la pasividad de Hole permitía a un asesino salirse con la suya; en “Petirrojo”, en un libro de noruegos que se unían a los nazis por motivos diferentes; o en “El muñeco de nieve”, en el que aparece un hombre que ha prometido celibato pero al mismo tiempo es pedófilo.

“Mi intención ha sido siempre decir algo sobre el bien y el mal, sobre la naturaleza del mal sin intentar dar respuestas, porque la ficción no da respuestas, pero sí plantea reflexiones”, resume.

En las dos siguientes novelas, aún inéditas en España, “Harry sigue con ese camino hacia el lado oscuro”, avanza el autor nórdico.