Parker, Robert B.

Robert B. Parker nació el 17 de septiembre de 1932 en Springfield, Massachussets y falleció en Cambridge, Boston, en enero de 2010.
Fue soldado durante la guerra de Corea, trabajó en una compañía de seguros y participó posteriormente en una agencia de publicidad, hasta que decidió dedicarse a la enseñanza. Fue entonces cuando escribió su tesis doctoral sobre los detectives privados en las novelas de Hammett, Chahdler y Ross MacDonald “Después –dice- tenía tanta necesidad de un Marlowe, que decidí crearlo” Y así nació Spenser, un detective privado que trabaja en Boston, hace jogging, levanta pesas, bebe cerveza Amstel y está profundamente enamorado de Susan Silverman, psicóloga y consultora escolar.
Este autor, que fue seleccionado por el Club de Admiradores de Raymond Chandler para que acabara de completar la obra inconclusa de éste El Misterio de Poodle Springs, respeta las entregas anuales de sus personajes como nadie.

Básicamente, divide su obra literaria en las tres series de sus detectives: Spencer (35 entregas); Jesse Stone (7 entregas) y Sunny Randall (6 entregas), aparte de otras obras que intentan evadir al autor del género policíaco.

Característica fundamental en la obra de Parquer es la importancia concedida al sexo femenino. Observando que con harta frecuencia en la literatura norteamericana las mujeres están olvidadas o mal tratadas, Parker decidió escribir sobre el héroe y el amor: “Quise ver si el héroe americano podía ser un hombre total. Si podía ser un hombre completo sin perder los valores de la infancia. Si podía enfrentar la edad adulta asumiendo tanto el poder amar como el poder matar…”
Para Parker, como para Chandler o Ross MacDonald, la novela negra es una excusa para bucear en las profundidades del alma humana. “Más que por la trama de la novela negra –dice-, estoy interesado por los personajes y el comportamiento humano… el crimen es un simple pretexto para la acción del héroe. La acción es simplemente la dramatización de su carácter. Y lo que a mí realmente me interesa es su carácter…”.