Christian Gerhartsreiter: El otro Rockefeller

Christian Karl Gerhartsreiter nació, según sus padres, Simon e Irmgard Gerhartsreiter, el 21 de febrero de 1961 en Siegsdorf, Baviera, Alemania, aunque el sostiene que nació el 29 de febrero de 1960.

En 1978, conoció a una pareja estadounidense, Elmer y Jean Kelln, que viajaban por Alemania y más tarde usó sus nombres para obtener permiso para entrar en EE. UU., declarando que los Kellns lo habían invitado a quedarse con ellos en California. Inicialmente se dirigió a Berlín, Connecticut, donde encontró una familia, los Savios, dispuestos a dejarlo vivir con ellos y fue aceptado como estudiante de intercambio en la Escuela Secundaria de Berlín en 1979.

Gerhartsreiter tras su paso por Berlín (Connecticut) y con la intención de convertirse en actor se dirigió a California, pero cuando llegó a Milwaukee, Wisconsin, cambió su nombre por el de "Christopher Kenneth Gerhart" y se matriculó en la Universidad de Wisconsin-Milwaukee. Para convertirse en ciudadano estadounidense se casó con Amy Jersild Duhnke en 1981. El día después de la boda dejó a su esposa y continuó su viaje hacia California.

En 1985, Gerhartsreiter, que entonces usaba el alias "Christopher Chichester", vivía como inquilino en la casa de huéspedes de la madre de Jonathan Sohus, en la exclusiva comunidad de San Marino, California. Tras el posible asesinato de Jonathan Sohus, cuya esposa Linda también estaba desaparecida Gerhartsreiter /Chichester fue considerado, inicialmente por la policía, como una " persona de interés". Gerhartsreiter hizo correr el bulo de que Jonathan y Linda Sohus habían viajado a Europa.

Después de dejar San Marino, Gerhartsreiter se trasladó a Greenwich, Connecticut y asumió la identidad de "Christopher C. Crowe" un productor de televisión de Los Ángeles que trabajó en la nueva versión de Alfred Hitchcock Presents realizada en los años 1980.

Fue contratado por la firma de corretaje SN Phelps and Company para trabajar con las computadoras de la firma, pero fue despedido cuando se descubrió que el número de la seguridad social que les había dado, pertenecía al asesino en serie David Berkowitz. Posteriormente fue empleado por Nikko Securities Ltd. como gerente de ventas de bonos corporativos hasta que también fue despedido. Finalmente trabajo un corto período para Kidder, Peabody & Co., pero renunció a su trabajo y abandonó su personalidad de Christopher Crowe cuando descubrió que la policía lo estaba buscando en relación con la desaparición de John y Linda Sohus.

En 1995, mientras usaba la identidad asumida de “James Frederick Mills Clark Rockefeller", de la famosa familia Rockefeller, se casó con una exitosa mujer de negocios con quien tuvo una hija. Con su nuevo alias, Gerhartsreiter vivió un estilo de vida próspero, mantenido únicamente por los ingresos de su esposa. En 2006, su esposa contrató a un investigador privado que descubrió que Gerhartsreiter no era quien decía ser, aunque no supo su verdadero nombre en ese momento. La pareja se divorció y Gerhartsreiter acordó tener acceso limitado a su hija en visitas supervisadas. En 2008, Gerhartsreiter fue arrestado y en 2009 declarado culpable y condenado a cinco años de prisión por el secuestro de su hija.

El 15 de agosto de 2008, el FBI, la Policía del Estado de Massachusetts, el Departamento de Policía de Boston y el Fiscal de Distrito del Condado de Suffolk identificaron a Clark Rockefeller como Christian Karl Gerhartsreiter. Fue identificado de manera concluyente por medio de exámenes forenses realizados por el Laboratorio del FBI en Quantico, Virginia. Cuando Gerhartsreiter, usando el alias de Clark Rockefeller, fue arrestado, sus impresiones dactilares fueron tomadas por agentes del FBI en Baltimore y por la Policía de Boston. Esas huellas dactilares coincidían con una huella latente encontrada en un documento en el expediente de inmigración de Gerhartsreiter. Alexander Gerhartsreiter, residente en Bergen, en Alta Baviera, identificó a Clark Rockefeller como su hermano, ambos hijos de Simon e Irmgard Gerhartsreiter, pintor y ama de casa.

En 1994, huesos que se cree que pertenecen a Jonathan Sohus fueron encontrados enterrados en el patio trasero de la casa en la que había vivido con su esposa, que se encontraba junto a la casa de huéspedes en la que había residido Gerhartsreiter. Los familiares de Sohus dijeron que los huesos coincidían con la descripción general de Jonathan Sohus, pero dado que había sido adoptado, no había forma de comparar su ADN con el de los miembros biológicos de la familia y llegar a una identidad concluyente. La evidencia forense mostró que la víctima había sido golpeada en la cabeza dos veces con un objeto redondeado y contundente y luego apuñalado seis veces. Su cuerpo había sido cortado en tres partes. Los restos fueron "concluyentemente" identificados como Jonathan Sohus en 2010.

El 15 de marzo de 2011, los fiscales del condado de Los Ángeles acusaron a Gerhartsreiter del asesinato de Jonathan Sohus. El 24 de enero de 2012, el juez Jared Moses del Tribunal Superior del condado de Los Ángeles en Alhambra dictaminó que Gerhartsreiter debe ser juzgado por la muerte de Sohus.

El juicio por asesinato se llevó a cabo en marzo y abril de 2013 y Gerhartsreiter fue declarado culpable de asesinato en primer grado el 10 de abril de 2013. La principal evidencia en el caso fue circunstancial, consistía en dos bolsas de libros de plástico enterradas con los restos de Sohus: una de la Universidad de Wisconsin-Milwaukee, donde Gerhartsreiter asistió a clases entre 1979 y 1982, y uno de la Universidad del Sur de California, donde Gerhartsreiter auditó las clases de cine. También se alegó durante el juicio que Gerhartsreiter estaba en posesión de la camioneta de los Sohuses después del asesinato.

El 15 de agosto de 2013, Christian Gerhartsreiter recibió la sentencia máxima de 27 años a cadena perpetua. Después de ser declarado culpable, Gerhartsreiter despidió a sus abogados y se representó a sí mismo durante la fase de sentencia. Durante todo el proceso mantuvo su inocencia. Su apelación fue denegada el 23 de octubre de 2015 y nuevamente el 20 de enero de 2016, agotando las apelaciones estatales. En diciembre de 2016, fue transferido a la prisión estatal de San Quintin.

La cadena de televisión por cable Lifetime estrenó el 13 de marzo de 2010, la película Who Is Clark Rockefeller? y en 2014, el autor estadounidense Walter Kirn publicó una memoria de su amistad con Gerhartsreiter titulada La sangre no miente (Blood Will Out).

El impostor alemán Christian Gerhartsreiter se hizo pasar por otras personas desde que viajó a Estados Unidos con 17 años. Acabo haciéndose llamar Clark Rockefeller y haciendo creer a todo el mundo que era miembro de una de las familias más poderosas del Estados Unidos.