GLORIA, 17 AÑOS. DESAPARECIDA DE UN CLÍNICA EXCLUSIVA

Los padres de Gloria Martínez, la joven desaparecida hace ahora 20 años en una clínica de Alfás del Pi (Alicante), han pedido hoy a los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado que no olviden el caso y han subrayado el dolor que desde hace dos décadas mantienen por no saber dónde está la niña.

«Para nuestra desgracia, la investigación ha fracasado hasta el momento», ha afirmado en declaraciones el padre de la joven, Álvaro Martínez, quien, no obstante, ha agradecido la atención que tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional han venido prestando a este caso.

«Son ya 20 años sin nuestra hija, de no saber dónde está o qué fue de ella», ha dicho Álvaro, quien no ha ocultado su bajo estado de ánimo, «especialmente cuando llegan estos días», en referencia a la desaparición de su hija, ocurrida el 29 de octubre de 1992.

Partidario de mantener vivo el caso de Gloria a través de constantes visitas a los responsables de los Cuerpos de seguridad, Álvaro ha asegurado que desde aquella fecha se sigue preguntado por qué dejó a su hija en aquella clínica.

«Aquí no se puede quedar nadie para acompañarla. Es lo que nos dijeron cuando la ingresamos. Aún me sigo preguntando por qué y por qué la dejamos», ha relatado Álvaro.

Gloria Martínez, que contaba entonces con 17 años, desapareció de la clínica «Torres de San Luis» donde horas antes había sido ingresada por sus padres al presentar un posible cuadro de depresión.

Los padres fueron avisados de Jla huida» de Gloria de la clínica alrededor de las ocho de la mañana, seis horas después de que el centro iniciara su propia búsqueda al no hallar a la niña en su habitación, según ha recordado Álvaro.

Atada a la cama

«A mi hija la ataron a la cama y le dieron una medicación con la que ni pudo saltar el muro de la clínica ni salir corriendo de allí», ha añadido el padre en referencia a lo que recoge el sumario.

Desde aquel día y hasta la fecha, investigaciones, rastreos sobre el terreno, declaraciones judiciales del personal de la clínica, análisis de objetos personales de Gloria y hasta informes de videntes no han logrado aportar datos sobre lo que le ocurrió a Gloria Martínez.

Cerrada ya la vía penal, los padres recibieron una indemnización vía civil que «ojalá -afirma Álvaro- nunca hubiéramos tenido que coger, pues indicaría que hoy nuestra hija estaría con nosotros».

En este sentido, agregó que el expediente judicial ha sido visto por innumerables magistrados y ha pasado por distintas instancias de la Administración de Justicia a lo largo de estos años, «sin que se pueda avanzar o aportar nuevos datos».

Asimismo, también han sido numerosos los efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil que han trabajado en el esclarecimiento de este caso, en cuyas pesquisas llegó a colaborar el comisario que resolvió el caso de la desaparición de la joven Ana Isabel Segura.

«Como padres queremos que nuestra hija aparezca. Son ya 20 años sin ella», ha reiterado el padre de Gloria Martínez.

Contaba con 17 años cuando fue ingresada por sus padres en un centro de Alfaz del Pi debido al cuadro depresivo que presentaba. Un cuarto de siglo después de su desaparición en una clínica a los 17 años y todavía nadie sabe qué fue de ella.