El periodista francés Olivier Truc presenta en Madrid su primera novela "El último lapón"

Fecha: 
06/09/2013

¿Qué le llevó a escribir El último lapón?

A lo largo de quince años he estado realizando reportajes y documentales en la región. Había adquirido muchos conocimientos acerca de ella y tenía muchas historias en mente, así que me documenté, me entrevisté con gente... hasta que acabé dando forma a esta novela. En el caso del tambor que aparece en el libro, me resultó bastante curioso que en el mundo sólo quedan 71 tambores y ninguno de ellos está en Laponia, por lo que los samis (la población nativa) reclaman que los devuelvan a su tierra, pero sólo han conseguido que los presten para alguna que otra exposición temporal.

En cuanto a la policía de los renos, la conocí por los reportajes. En este caso me he tomado mayor libertad, ya que sólo existen en la Laponia noruega, pero yo la extendí a más países para mi narración.

¿Cómo puede la novela negra reflejar conflictos sociales o situaciones de discriminación?

Yo creo que la novela negra se ha inventado para el periodista frustrado. Veo este libro como una prolongación de mi trabajo de periodista. Aunque sea una novela, la problemática de la que trata es muy real.

Como periodista, tengo como religión los hechos, lo que me limita bastante. Ha sido una gozada poder soltarme sin tener que estar preocupado constantemente por atenerme a unos hechos fijos. Además, en la novela se pueden combinar varias historias, lo que permite dar mayor profundidad y una perspectiva mucho más amplia que un artículo. Además me permite dar un mayor cuerpo a la problemática que trato.

¿Es un fenómeno real la xenofobia contra los aborígenes lapones?

Sí. Actualmente en la Laponia sueca hay un movimiento de indignados en un pueblo que protesta contra la apertura de una mina de hierro. En los periódicos locales hablan de ello e incluso ha tenido que intervenir la policía. Yo escribí un artículo en Le Monde y numerosos blogs se han hecho eco del suceso. Y todos esos blogs se han llenado de comentarios racistas.

Sobre todo, este racismo procede de la extrema derecha, que dice que los samis que cuidan renos tienen muchos más derechos que los suecos o noruegos de a pie.

¿Qué destacaría de esta minoría en concreto?

En este libro me interesaba enseñar esta cultura sami de criadores de renos que se desmarca de la cultura ambiental actual y lo hago fundamentalmente mediante el personaje de Mattis, asesinado al principio de la novela. Pero también quería mostrar cómo hay ciertos samis que no tienen la identidad del típico criador de renos, como es el caso del policía Klemet.

A su vez, en relación con esta minoría, quería destacar la gran paradoja existente en los países escandinavos. Todos ellos son los grandes defensores de los derechos humanos, pero que en el fondo no defienden los derechos humanos de sus propias minorías.

¿Qué valor de la cultura samis destacaría sobre los demás?

Lo qué destacaría es el Valor que tienen los samis para poder vivir en la naturaleza. Además, es lo único que piden a los gobiernos: que les respeten tal y como son, que respeten su ambiente y también su modo de vida. Ni siquiera piden la independencia.

¿Sigue siendo el chamanismo un componente importante de la cultura sami?

Ahora los samis son mayoritariamente protestantes, pero el chamanismo aún tiene un importante peso y sigue muy presente en su sociedad, sobre todo en lo relacionado con el respeto a la naturaleza.

¿Por qué decidió que la protagonista de esta novela fuera una pareja de policía de renos?

La principal razón es que fue una pareja de policías de renos que conocí realizando un reportaje la que me inspiró esta novela. Dicha pareja me interesó porque estaba formada por un hombre sami mayor y por una mujer joven que venía del sur de Noruega y que, al igual que la joven policía de la novela, iba descubriendo poco a poco esa cultura sin tener ninguna idea preconcebida, al igual que la van descubriendo poco a poco los lectores.

¿Ha abordado el clima y el paisaje como un personaje más de la novela?

Sí, porque el clima es muy importante. Lo que dicen los lapones es que las personas son quienes deben adaptarse a él y llevarse bien con él y tratarlo como un amigo para que sea lo más agradable posible. Allí todos son muy conscientes de que quien manda es la naturaleza y esto es lo que yo he querido reflejar en el libro.

¿Qué es lo que quieres que quede en la memoria del lector después de leer este libro?

Principalmente que existe una población que vive de un modo diferente y que hay que respetar. También quisiera cambiar la imagen glamorosa que tenemos del criador de renos y que se los vea como una población que lucha para que se respete su modo de vida.

¿Ha sido publicada esta novela en los países escandinavos? ¿Con qué reacción?

La novela se publicó hace un año en Francia. España es el segundo país en el que se publica y hoy se publica en Italia. En Finlandia se publicará dentro de un mes, en Noruega se publicará en abril y en Suecia saldrá dentro de un año, por lo que no sé cuál será la acogida ni las críticas que puede recibir por mis comentarios acerca de la cultura sami.

¿Habrá alguna secuela?

Sí. Mientras escribía me han ido surgiendo muchas ideas pero que no tenían cabida en esta novela. No sé exactamente el número de secuelas que va a haber. Ahora mismo estoy escribiendo la segunda y tengo muy claro que voy a escribir una tercera. Posiblemente habrá una cuarta, pero desde ahí en adelante no puedo prometer nada.

Entrevista a: 
Entrevistador: 
Varios