GALLO

Editorial: 
País de la trama: 
Argentina
Encuadernación: 
Rústica
Año edición: 
2008
Edición original: 
2008
Idioma: 
Castellano
Género: 

Gallo es un detective privado, un fisgón empedernido compuesto sobre el figurín de la novela negra norteamericana, al que suelen contratarlo, mal que mal, para seguir a maridos infieles. Un hombre de talante esquivo y solitario que cada noche, cuando vuelve a su casa y su hija está esperándolo para cenar juntos, resignada a escuchar el relato de las vicisitudes de su día, se complace en adornar lo rutinario y desabrido que casi siempre es su trabajo con la pátina imaginaria de las novelas policiales que devoraba cuando era adolescente. Cuando una mujer le encomienda la misión de dar con el paradero de su hija, la que sin un motivo claro se ha fugado de su casa con una maleta y dinero y no ha vuelto a dar señales de vida. “De poca monta” es como Gallo juzga el hecho en un principio. Más allá de que pronto aparecen ciertas semejanzas con la desaparición de la hija de un senador que él se encargó de investigar diez años antes. Nada que lo acerque, sin embargo, al paradero de la chica. Como tampoco lo hace su decisión de seguirle los pasos al padrastro de Nina (el señor M, un empresario de pasado oscuro), ni la lectura de su diario (en el que la muchacha expone su despertar sexual con total cinismo y desparpajo), y mucho menos enterarse de que su madre la abandonó para irse a Italia durante un año cuando todavía era una recién nacida. ¿Qué es entonces lo que va descubriendo Gallo en su pesquisa? Pero Gallo es una novela que no se deja contar, la historia obedece a las palabras del autor tan rigurosa y económicamente que cualquier variante le faltaría el respeto.