Brunetti, Guido

Profesión: 
Comisario de policía

Brunetti no es un policía al uso. Feliz, con familia, amante de su esposa, padre de dos hijos fantásticos, amado por sus colegas de profesión, vive y trabaja en la ciudad de Italia con el índice más bajo de criminalidad, Venecia

Es un tipo afable, exquisito y culto, que lee a Herodoto y a Dante. Descreído y ligeramente pesimista; honesto y amante de la ley... Con estas premisas vitales y tal bagaje intelectual se enfrenta al crimen. Jamás va armado.

«Es una persona normal, Brunetti, su mirada es triste en ocasiones, es escéptico y cínico, pero lo salva su inteligencia. Brunetti ha estudiado una carrera, lee, no ve la televisión, pero observa el estado de Italia, sus políticos, y entonces no tiene otro remedio que ser cínico», explica la escritora .

Brunetti vive cerca de Campo San Polo" . Si uno mira un mapa de la ciudad de los canales, el barrio de San Polo es geográficamente el ombligo de Venecia. La familia de Guido Brunetti la integran su esposa Paola y sus hijos Chiara y Raffi. Su domicilio está situado en un último piso de un edificio de cuatro alturas.

Paola, la esposa de Brunetti ayuda al inspector a soportar según qué casos. «Paola es la voz de su conciencia», explica Leon, «es además una persona impulsiva que dice lo que piensa, frente a Brunetti que es más reflexivo». Paola enseña en escuelas públicas y, a pesar de su pasado familiar, tiene un pensamiento de izquierda alimentado todavía por los acontecimientos sociales de 1968. El calor doméstico de su familia contrasta con la corrupción y la crueldad que Brunetti encuentra en el trabajo.
El jefe de policía, vice-questore Patta, es un bufón inútil y egoísta que constantemente pone trabas a la tarea de Brunetti por cuestiones de intereses políticos.

Otros compañeros sone, el sargento Vianello y la multifacética y muy bien conectada signorina Elettra, secretaria de Patta, que ayudan a Brunetti para llegar con sus investigaciones un poco más allá de lo que le permiten sus superiores.