Carey, Neal

Profesión: 
Detective privado

De haber nacido en la Inglaterra victoriana, seguramente Neal Carey hubiera formado parte de los Irregulares de Baker Street, ese grupo de niños de la calle que ayudaban a Sherlock Holmes en sus investigaciones, a cambio de un chelín, o, cuando la cosa se daba realmente bien, una guinea. Pero Neal Carey no nació entonces, ni nació allí, sino en el Nueva York de los años 50. Su padre nunca tuvo la amabilidad de pasarse para saludar, y su madre es drogadicta, así que desde muy joven, el pequeño Neal tendrá que cuidar de ella. (Roja&Negra)

Neal Carey no es un detective privado común. Licenciado por la Universidad de Columbia, creció en las calles de Nueva York del lado oscuro de la ley. Después conoció a Joe Graham, un detective privado con un solo brazo, que lo adoptó cuando era un adolescente y lo puso en contacto con «el Banco», una exclusiva institución de Nueva Inglaterra que se ocupa de hacer felices a sus clientes y sacarlos de líos. Con una educación exquisita subvencionada por «el Banco» y una educación que no se encuentra en los libros de texto, gentileza de Joe, consistente en saber seguir a un sospechoso o registrar una habitación sin que nadie lo sospeche nunca.

‘Un soplo de aire fresco’, fue la primera de las cinco novelas protagonizadas por de Carey que Don Winslow escribió en la última década del siglo XX.