Romano, Tony

Profesión: 
Ex boxeador y Detective

Tony Romano, el personaje de las novelas de Juan Madrid, quizá el personaje más logrado de la novela negra española, así apodado en recuerdo de Rocky Marciano, el gran campeón blanco de boxeo de los pesos pesados. Toni Romano es un expolicía y exboxeador que trabajó una temporada en la Agencia de Detectives Draper, una empresa que quebró pero cuyos clientes siguen proporcionándole oportunidades de trabajo.
El personaje de Toni Romano, cuyo verdadero nombre es Antonio Carpintero, se ha ido degradando paulatinamente, novela a novela, hasta terminar siendo una caricatura muy bien perfilada de lo que era en sus orígenes, según el plan del autor.
Hijo de un humilde limpiabotas borrachín, Toni Romano se salió de la policía desengañado por todo lo que veía a su alrededor durante los años de la Transición, cuando, por cierto, Juan Madrid trabajó en varios medios informativos como periodista de sucesos. A través de la degradación del personaje, el autor refleja su propio desencanto con la situación social y política actual.
Para Toni Romano, la memoria es una invención, como el futuro, y en su ruinoso descenso laboral, empieza a ejercer en las últimas novelas oficios como portero de discoteca o
guardia de seguridad, y otros mucho peores, de franca marginalidad. En una de las últimas novelas de Juan Madrid. –Grupo de Noche- Romano gana 50.000 pesetas por hacer un poco de teatro y dejarse abofetear por alguien que quiere impresionar así a una chica con la que espera ligar.
En un mundo de drogatas, chulos, tahúres, prostitutas y ladrones cada vez con el colmillo más retorcido, Antonio Carpintero, alias Toni Romano, representa la indefensión del personaje individualista frente a los grupos criminales organizados. Su fondo de honradez elemental apenas le permite sobrevivir frente al avance imparable de las nuevas reglas laborales dictadas por la competitividad y la obtención de mayores beneficios empresariales; un mundo en el que las personas apenas cuentan sino por lo que ganan o lo que consumen.
Romano es un observador desilusionado de los cambios sociales producidos en España en los últimos lustros. En su novela Grupo de Noche, uno de los personajes, reflejando sin duda las opiniones del autor, proclama. “Todo esto es marketing, la ciencia moderna. Da igual el producto que se quiera vender un coche, una nevera, un libro, una idea …” Los ciudadanos no controlan ni deciden sobre sus vidas. “Ellos nos lo dan todo hecho, todo mascado y bien mascado, nos dicen lo que tenemos que hacer, pensar … nos indican lo que nos debe gustar, lo que debemos consumir, ya sea ropa, coches, libros …”
El conjunto de la trayectoria de Toni Romano, en resumen, es un panorama de escepticismo y amargura, donde persiste el mensaje social, pero la ilusión que caracterizó en otras épocas al personaje se encuentra en estado Terminal. Sus últimas apariciones en la ficción son casi un
epitafio.

Fernando Martínez Laínez.
"Personajes de la novela negra española: un recorrido crepuscular"